Saltar al contenido
Blog de Productividad Personal

Qué es Productividad Personal

Bienvenido a Tu productividad Personal, un blog de productividad personal en el que encontrarás técnicas y estrategias para ser dueño de tu tiempo y realizar todas tus tareas sin estrés.

¿Es éste un blog de productividad personal más?

Puede que sí o puede que no, no lo sé. Eso tendrás que valorarlo tú.

Lo que sí sé es que tengo un sistema de productividad personal, que puede ajustarse a cualquiera y que permite terminar tareas, aunque no sepas ni lo que es una lista y disponer de tiempo para hacer todo lo que te importe.

Si quisieras estar al día en productividad personal tendrías que leerte muchos blogs y libros y escuchar muchos podcasts sobre este tema y te darías cuenta de que en todos se repite lo mismo una y otra vez, donde se dice lo mismo pero con diferente nombre. Tal vez aprenderías algo nuevo, pero aun así, perderías mucho tiempo.

Y eso es justo lo que menos necesitas, perder tiempo.

Para leer blogs y libros y escuchar podcasts sobre productividad ya estoy yo. Aquí encontrarás sólo lo mejor, las técnicas accionables que se puedan implementar fácilmente para avanzar más trabajando menos.

Este blog supone un reto para mí, ya que voy a plasmar en él toda mi experiencia en el mundo online. Voy a competir con el resto de blogs de productividad que ya existían desde hace tiempo.

Lo posicionaré en los primeros puestos de Google ¿lo conseguiré? (si estás leyendo esto es muy probable que ya lo haya conseguido).

Además, este blog se irá mejorando continuamente (incluido este texto).

Pero empecemos por el principio.

¿Qué es la productividad personal?

Si se le pregunta a varias personas qué significa para ellas la productividad personal, es probable que cada una de ellas dé una definición diferente.

Algunos podrían decir que la productividad personal es conseguir que las cosas se terminen a tiempo y cuantas más termines mejor.

Otros dirían que la productividad personal es establecer metas y lograr esas metas.

Incluso otros incluso podrían decirte que ese término no significa nada para ellos.

¿Qué es entonces la productividad personal?

En pocas palabras, la productividad personal es completar las acciones que te ayuden a realizar todas las tareas necesites terminar, de una manera que traiga equilibrio y facilidad a tu vida.

Sin estrés y canalizando el esfuerzo. Sin agobios.

Se trata de completar un ciclo de acción.

Saber cuáles son tus objetivos y las acciones necesarias para alcanzarlos es el truco para impulsar tus prácticas de productividad personal. Las diferentes fases de este ciclo son:

  • Establecer objetivos significativos y medibles
  • Evaluar el objetivo en elementos accionables
  • Completar los elementos individuales de acción
  • Revisando y reconociendo tus progresos

Miremos un poco más de cerca cada fase del ciclo de productividad.

Establecer objetivos significativos y medibles

«Tienes que pensar en las grandes cosas, mientras haces las pequeñas, para que todas las pequeñas cosas vayan en la dirección correcta» – Alvin Toffler

No basta con completar las tareas de una lista. Las tareas que estás completando deben estar directamente correlacionadas con un objetivo significativo. Necesitas estar trabajando hacia algo. Ser productivo es como recorrer un camino medible donde tu progreso puede ser evaluado. Los objetivos significativos no son ideas vagas, son la aguja de tu brújula. Son el punto de referencia utilizado para medir tu éxito o fracaso. Si no tienes objetivos claros y específicos, puedes caer fácilmente en la trampa de completar las tareas sólo por el hecho de completarlas. Puede que te sientas bien al hacer las cosas, pero nunca te sentirás satisfecho con tu progreso general en el panorama general.

Quedar atrapado en el establecimiento de demasiados objetivos es otra trampa fácil que hace la guerra a tu capacidad de ser productivo. Esto puede llevar a sentimientos de insuficiencia y desequilibrio. Aunque estés completando tareas, probablemente sentirás que nunca estás logrando nada. Esto causará que las prioridades de tu vida entren en conflicto entre sí y te dejará sin equilibrio. Muchos de los que caen en este patrón no permitirán que su trabajo sufra. Sin embargo, terminan sacrificando su vida hogareña y el «tiempo muerto» para completar todo lo que se han propuesto hacer.

La idea principal de esta fase del ciclo de productividad es priorizar las cosas en su vida que son realmente importantes para usted. Necesitas administrar tanto el número como el contenido de tus objetivos para mantener un equilibrio en tu vida. Así que recuerda… los objetivos significativos son metas precisas y mensurables con las que podemos alinear nuestros artículos y tareas accionables. De esa manera las cosas que hacemos trabajan hacia nuestros objetivos. Al final, esto nos permitirá tener éxito en general en nuestros propios términos.

Evaluar tus objetivos en elementos accionables

«Una visión sin una tarea no es más que un sueño; una tarea sin una visión es una pesadez; una visión y una tarea juntas es la esperanza del mundo» – de una iglesia en Sussex, Inglaterra.

Ahora que hemos discutido cuán importantes son los objetivos significativos para nuestra productividad personal, tenemos que hablar de cómo los elementos accionables son la central eléctrica que nos impulsa a convertirnos en personas productivas. Una vez más, la productividad personal se trata de completar las tareas relacionadas con nuestros objetivos significativos. La mayoría de las personas productivas pasan una cantidad considerable de tiempo planificando y pensando bien sus tareas, y sólo colocan en sus listas de tareas el siguiente elemento procesable que funciona para alcanzar sus objetivos. La gente improductiva tiene la tendencia a colocar en sus listas elementos que ni siquiera les es posible completar.

Un elemento procesable es el siguiente paso crítico que se puede dar para trabajar hacia su objetivo. Un elemento procesable no tiene dependencias. Es posible completar esta tarea en un solo paso. Si puedes reducir tu lista al siguiente elemento procesable que funcione para tu objetivo, tu productividad personal alcanzará niveles que nunca creíste posibles.

Completar los elementos accionables individuales

«Es nuestra actitud al comienzo de una tarea difícil la que, más que nada, afectará a su resultado exitoso». – William James

Muchos de ustedes pueden hacer largas listas de cosas para hacer, y se preguntan por qué nunca son capaces de completarlas. El problema a menudo radica en hacer acuerdos para hacer más trabajo del que es posible terminar; nunca se sabe cuándo o cómo se van a hacer las cosas. La clave para cumplir con tus tareas y alcanzar tus metas es programarlas. De esa manera no terminas sacrificando el equilibrio y rompiendo tus acuerdos.

Al programar en el calendario los elementos accionables de su lista de tareas, mejora drásticamente las posibilidades de completarlos. Este tipo de éxitos pequeños y constantes te darán la motivación para seguir avanzando hacia tus objetivos. Cuando tus objetivos significativos toman algún tiempo para ser alcanzados y tus metas parecen estar muy lejos en el horizonte, las tareas más pequeñas que completes en el camino te darán esa sensación diaria de satisfacción que necesitas.

Revisa y reconoce tu progreso

«Todos queremos progresar, pero si estás en el camino equivocado, el progreso significa dar un giro y volver al camino correcto» – C.S. Lewis

Puede que se encuentre tan atrapado en el mundo que le rodea que rara vez se toma el tiempo necesario para evaluar los pequeños esfuerzos que realiza con éxito cada día. Cuando reconoces la finalización de un elemento accionable de tu lista, puedes verte acercándote un paso más al objetivo relacionado con él. El reconocimiento de su éxito es crítico porque crea la motivación necesaria para continuar a través de su ciclo de productividad. Además, llegará un momento en el que no complete con éxito la tarea en cuestión. En lugar de sentir que ha estropeado el «plan maestro», entienda que los contratiempos le dan la oportunidad de dar un paso atrás y reevaluar su tarea o misión. La fase de evaluación le da la oportunidad de pasar al siguiente elemento accionable para un objetivo que es igual de necesario para alcanzar sus metas.

Conclusión

Este concepto es simple, pero da grandes resultados.

El ciclo de productividad le permite mantener la vista en el panorama general mientras continúa hacia adelante a través de la realización de pequeñas tareas tácticas que conducen a sus objetivos. Sus objetivos precisos y medibles determinarán los elementos exactos de acción en su lista. Las tareas programadas asegurarán su finalización. La evaluación de tu progreso te permitirá ajustar tus planes en consecuencia y estarás motivado para seguir avanzando.

A medida que practiques este ciclo, acabarás pasando por él las suficientes veces como para que se convierta en algo instintivo.

Al final, cuando este ciclo se convierta en una segunda naturaleza, te encontrarás experimentando una verdadera productividad personal.